De por qué pienso que sos un forro: Parte I.

El jueves no viniste a casa, porque no tenías ganas.

El viernes, no viniste a casa, porque cenabas con tus amigos.

El sábado la que tenía una cena de 10 años de egresadas era yo, que concientemente avisé cuando me enteré (y repetí en varias oportunidades).
Me dijiste de vernos igual, aunque sabías que yo iba a llegar tarde y probablemente algo bebida.
Te llamé a las 4 que estaba yendo a mi casa.
Viniste y me armaste bondi, porque yo tenía sueño.
Me tiraste que al día siguiente, tenías un asado familiar, al cual, después de un lustro de soportarte, no podés llevarme, lo mismo que a tu cumpleaños…

No importa si este finde no nos vemos.

No importa si quedaste el finde que viene en irte a Pinamar justo para mi cumpleaños.

Lo que sí se, es que en ningún momento te eché, ni te grité, ni te traté mal PEDAZO DE FORRO, PELOTUDO DE MIERDA: LA RECALCADA CONCHA DE TU HERMANA, ¡INMADURO DEL ORTO!

Ahora sí, hacete coger a máquina y devolveme la puta factura de Movistar con la plata para pagarla, que fue lo único que te pedí que hicieras.

Saludame a tu familia.

2 respuestas a De por qué pienso que sos un forro: Parte I.

  1. SkypeFriends dice:

    Nosotros te bancamos Pato !

  2. ale toledo dice:

    Chofer! aprovechando la parada me bajo, en la esquina…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: