Los ofendedores

Es usual cruzarse en la vida con personas que con acción u omisión de ciertas normas de etiqueta y buen gusto y muy impunemente, ofenden a su entorno en varias formas.
Quiero detenerme en cada uno de los casos que en este momento me vienen a la mente, para poder realizar un análisis un poco más detallado.
Todos los ejemplos son verídicos, aunque no tienen correlación en el tiempo.

La autora señala que no sabe si es la forma más propicia de contar los hechos, pero aclara que es la única que conoce.

La suegra
– Hola Fany, ¿cómo estás?
– Mal, la verdad, mal, me duele todo, estoy vieja, tengo la diabetis por el techo…
– ¿querés algo para tomar?
– No, lo que yo quiero es un nieto.
– Bueno, Fany, eso por ahora…
– ¿Vos estás embarazada?
– No.
– Ah, entonces estás más gorda.

Nota de la autora: VIEJA DE MIERDA. DE LA VISTA SI QUE ESTÁS DIEZ PUNTOS.

La mejor amiga
-…Y al final, nada, salí con él. Fuimos a tomar un café nada más.
– Yo no te puedo creer. Ya te dije la semana pasada que es una mierda de tipo. Lo conozco hace 5 años, debería haber seguido el instinto: el flaco ese nunca me cerró. Estaba de bajón por lo de mi viejo, y acepté tomar un café AMISTOSO después que insistiera un mes y medio. Se portó como el orto, y no necesito contartelo, vos misma lo viste. Vos vas con él UNA SEMANA DESPUÉS a tomar café, en pleno conocimiento.
– Ay, ¿qué te pasa, estás celosa? Me robó un beso, no pasa nada.
– Vos sos una pelotuda. El tipo te va a defenestrar públicamente y yo no voy a sentir culpa, porque yo te avisé.
– Y bueh. ¿No ves que caemos en las mismas trampas?

Nota de la autora: WTF?! ¿DE QUÉ MIERDA ME HABLAS, ENFERMA?

El novio
– ¿Te gusta el flequillo?
– No.

Chusma barrial
– ¿Así que hoy es tu cumple?
– Sí.
– Feliz cumple.
– Gracias.
– 30, ¿no?
– No, 28.
– Ah, yo pensé que tenías 30.
– No.

Nota de la autora: En ese momento, solo la palabra “treinta” hace eco.

Madre
– Me compré la bici por mercadolibre.
– ¿Está buena?
– Es roja, playera, común, tiene freno delantero y…
– ¿Vas a comprar una torta?
– …
– Dale, me interesa lo que contabas.
– …
– Te estaba prestando atención. ¡Que boluda que sos!
– Andate al carajo.

Nota de la autora: SIEMPRE habla por encima de uno. Tiene Mirthitis, que es una enfermedad muy grave.

Seguiré investigando el caso de los ofendedores.

Publicar en FacebookPublicar en Facebook

Publicar en TwitterPublicar en Twitter

2 respuestas a Los ofendedores

  1. Mery dice:

    JAJAJAJAJAJJA!!!

    Me mataron todos los ofendedores. Igual lo del novio se agradece, si no le gusta y te miente, tampoco te sirve!!!

    Mi vieja también sufre Mirthitis, es incurable e insoportable!!!! Sino te llena las frases, vos estás pensando la mejor forma de expresar algo y ella se adelanta a querer decir lo que no dijiste… Ejemplo:

    Yo: Hoy viajaba en el tren y…
    Madre: Uno se cayó!
    Yo: No, esperá. Entonces iba mirando por la ventanilla…
    Madre: Y la cagó una paloma… Eso, no?
    Yo: No, no. En eso vi que una persona iba por el costado de la vía…
    Madre: y se mató seguro, no? Seguro! La gente está loca… ya no se puede vivir…
    Yo: Andate a cagar. No cuento más!!!!!

    Son desgastantes, deberían pagarnos un sueldo por ser sus hijas. He dicho jejejeje

    Besos

  2. rodry dice:

    rodry: hoy tuve una reunion en el trabajo porque…
    moni: recien llego la gral paz era un quilombo
    rodry:????
    rodry: y al final me parece que…..
    moni: bocha y gaby se fueron con tito
    rodry?????
    rodry : bueno nos vemos…
    moni : y maty y july???
    rodry:??????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: