Baila conmigo

6 marzo 2010

Alliance Ethnik

Anuncios

El hombre cerebrado

24 febrero 2010

– Me siento realmente estúpido.
– ¿Por qué le dijimos eso?
– Porque somos subnormales.
– Pudiste pararme. Pudiste no abrir la boca.
– Yo respondo a lo que vos comandás. Además, vos no sos el que tiene que poner la cara.
– ¿Por qué no se nos ocurrió alguna observación inteligente o alguna broma sutil? Al menos, no sé, hubiera lanzado uno de esos silencios y vos hubieras colaborado con una levantada de ceja.
Hubieramos dado cuenta del sardonismo exquisito que nos caracteriza.
– Pero la miramos como un boludo, atónitos. Ella se dió cuenta.
– La culpa es tuya. No puede ser que no tengas modo a prueba de fallos.
– No me culpes a mí, imbécil. Hay algunas funciones que te delegué hace tiempo, como respirar o pestañear.
– Y todo el laburo… ¡con lo que costó que nos registrara! Buscando el encuentro. Desviandonos del viaje.
– … egf
– ¿Qué pasa? Otra vez me estás haciendo transpirar.
– Ahí viene. Viene… se debe haber olvidado algo. ¿Qué le decimos?
– ¿¡Qué le decimos?!
– No sé. La saludamos.

-¡Holis!


Los idiotas

7 diciembre 2009

La problemática con los idiotas es que jamás dan cuenta de su propia idiotez y por tanto, tienden a repetir la conducta errática y subnormal.

Para reconocer a uno de estos especímenes, pruebe comentarle que determinada situación le molesta, por ejemplo, tomar mate frío.
El idiota siempre le servirá el mate frío perpetuando su accionar hasta el fin del mundo, y LE SORPRENDERÁ que usted reaccione como el orto cada una de las veces.

El idiota es feliz, en parte porque no se da por aludido en cuanto a las reacciones del resto de los mortales respecto de su accionar. El idiota no se hace el boludo, lo es.

“Al que es tonto de nación,
la letra se le indigesta.
Quien tiene dura la testa,
tonto vive y morirá.
Lo que natura non da,
Salamanca non presta”


Los ofendedores

4 diciembre 2009

Es usual cruzarse en la vida con personas que con acción u omisión de ciertas normas de etiqueta y buen gusto y muy impunemente, ofenden a su entorno en varias formas.
Quiero detenerme en cada uno de los casos que en este momento me vienen a la mente, para poder realizar un análisis un poco más detallado.
Todos los ejemplos son verídicos, aunque no tienen correlación en el tiempo.

La autora señala que no sabe si es la forma más propicia de contar los hechos, pero aclara que es la única que conoce.

La suegra
– Hola Fany, ¿cómo estás?
– Mal, la verdad, mal, me duele todo, estoy vieja, tengo la diabetis por el techo…
– ¿querés algo para tomar?
– No, lo que yo quiero es un nieto.
– Bueno, Fany, eso por ahora…
– ¿Vos estás embarazada?
– No.
– Ah, entonces estás más gorda.

Nota de la autora: VIEJA DE MIERDA. DE LA VISTA SI QUE ESTÁS DIEZ PUNTOS.

La mejor amiga
-…Y al final, nada, salí con él. Fuimos a tomar un café nada más.
– Yo no te puedo creer. Ya te dije la semana pasada que es una mierda de tipo. Lo conozco hace 5 años, debería haber seguido el instinto: el flaco ese nunca me cerró. Estaba de bajón por lo de mi viejo, y acepté tomar un café AMISTOSO después que insistiera un mes y medio. Se portó como el orto, y no necesito contartelo, vos misma lo viste. Vos vas con él UNA SEMANA DESPUÉS a tomar café, en pleno conocimiento.
– Ay, ¿qué te pasa, estás celosa? Me robó un beso, no pasa nada.
– Vos sos una pelotuda. El tipo te va a defenestrar públicamente y yo no voy a sentir culpa, porque yo te avisé.
– Y bueh. ¿No ves que caemos en las mismas trampas?

Nota de la autora: WTF?! ¿DE QUÉ MIERDA ME HABLAS, ENFERMA?

El novio
– ¿Te gusta el flequillo?
– No.

Chusma barrial
– ¿Así que hoy es tu cumple?
– Sí.
– Feliz cumple.
– Gracias.
– 30, ¿no?
– No, 28.
– Ah, yo pensé que tenías 30.
– No.

Nota de la autora: En ese momento, solo la palabra “treinta” hace eco.

Madre
– Me compré la bici por mercadolibre.
– ¿Está buena?
– Es roja, playera, común, tiene freno delantero y…
– ¿Vas a comprar una torta?
– …
– Dale, me interesa lo que contabas.
– …
– Te estaba prestando atención. ¡Que boluda que sos!
– Andate al carajo.

Nota de la autora: SIEMPRE habla por encima de uno. Tiene Mirthitis, que es una enfermedad muy grave.

Seguiré investigando el caso de los ofendedores.

Publicar en FacebookPublicar en Facebook

Publicar en TwitterPublicar en Twitter


La desidia de los regalos

2 diciembre 2009

Una vez, una amiga me contó que su abuela le regaló un “contenedor de tampones”, con tampones en su interior, para que el recipiente no fuera confundido con un simple estuche para anteojos o simil, mientras lo abría en una mesa navideña del año pasado.
A fin de que no cabieran dudas, se lo aclaró verbalmente

Harto ya se ha hablado de los poco-inspirados regalos.
¿Quién no ha recibido nunca en su vida, un pulover espantoso, un juguete terrorífico, un libro que jamás va a leer o un adminículo incómodo?
Abuelas, conocidos, amigos e inclusive incautas madres de uno mismo, caen en la desorientación, el desasosiego y la crisis a la hora de hacer un regalo.

La indignación causada por el pifiado regalo de una madre, es mucho mayor y con justa razón: tiene agravante dado que nos han albergado in utero durante 9 meses, nos han dado de comer largamente, nos han comprado ropa, conviven con nuestros gustos musicales y palpan nuestra cotidianeidad.

La raza publicitaria ha utilizado la desidia en la elección del regalo, como un elemento más en el marketing de todo el mundo, invitando al “regalador” ser más conciente, invitando al “regalado” ser más condescendiente o directamente a publicarlo en Mercado Libre y sacarte esa bosta de encima.

Hoy, he dado con una página que creo no ha tenido suficiente promoción, pero que me parece genial: http://www.regalamelo.com/.

Como a la gente le encantan las listas y yo asumo que Uds son gente, y, además, tengo la esperanza de que la lea Papá Noel, ahí va la mía!

1. Un sommier modelo Doral de Cannon, con top pillow, de 1.6 x2 mts.
2. Una lipo.
3. Unas chatitas de cuero de Prüne, en negro.
4. Una Vespa.
5. Un crucero mediterráneo all inclusive.
6. Un blanqueamiento dental.
7. Una entrada para AC/DC
8. Una notebook.
9. Un vestido de bambula de India Style.
10. Si no me van a regalar nada de lo que hay en la lista, denme la plata. Posta, esa teoría que dice que van a quedar mal si lo hacen, no tiene vigencia conmigo.

Publicar en FacebookPublicar en Facebook

Publicar en TwitterPublicar en Twitter


Retrasada tecnológica

2 diciembre 2009

Estimados bloggers:

Se me hará imposible continuar con este vicio en forma sustentable, si no recibo ayuda de algún vitalicio en el área y/o experto de WordPress.
Quiero poner este sitio en condiciones y que sea atractivo para todos, pero sufro de un retraso tecnológico.
A confesión de culpas, relevo de pruebas:
No sé como agregar una imagen.
No sé como subir un video.
No sé como armar un blogroll.
No sé como dejarles los links a otros blogs interesantes.

La ayuda que da WordPress es precaria y para entendidos, y no quiero que mi desconocimiento lleve a este humilde blog, a ser como el de la bloggera fanática de Susana.
No quiero pasar sin pena ni gloria por estas virtuales páginas.

Help!