Los idiotas

7 diciembre 2009

La problemática con los idiotas es que jamás dan cuenta de su propia idiotez y por tanto, tienden a repetir la conducta errática y subnormal.

Para reconocer a uno de estos especímenes, pruebe comentarle que determinada situación le molesta, por ejemplo, tomar mate frío.
El idiota siempre le servirá el mate frío perpetuando su accionar hasta el fin del mundo, y LE SORPRENDERÁ que usted reaccione como el orto cada una de las veces.

El idiota es feliz, en parte porque no se da por aludido en cuanto a las reacciones del resto de los mortales respecto de su accionar. El idiota no se hace el boludo, lo es.

“Al que es tonto de nación,
la letra se le indigesta.
Quien tiene dura la testa,
tonto vive y morirá.
Lo que natura non da,
Salamanca non presta”