El depravado

8 diciembre 2009

Hoy, andaba con mi hermana en bicicleta por el barrio, habíamos salido a pasear un poco.
Me compré ropa interior, para ir renovando el cajón. Nos cansamos, buscamos las bicis donde las habíamos dejado y volvimos.
Llegando a casa, nos bajamos de las playeras y mientras buscaba la llave, frena un flaco con una Fiorino blanca muy cerca de mi hna, preguntando por una calle cerca.
El flaco me miraba mientras empezaba la explicación y noté que mi hermana decía incoherencias como por ejemplo: -“Es chiquita flaco. Muy chiquita. Con eso no podés asustar a nadie.” Y el flaco:-“¿Chiquita?”. Me entré a cagar de risa. Acto seguido, se puso rojo y pisó el acelerador.
Es íncreíble que en Flores, todavía haya depravados ochentosos que usen esta técnica.

Los pajeros aman las tetonas en bici.