Queridos Reyes Magos:

5 enero 2010

¡Amputad del mundo las mentes chacinadas! Que se recluyan los idiotas finalmente en la ignominia que supieron procurarse.

Que se extingan los adoradores de prostitutas analfabetas y anabolizados televisivos. ¡Ya no les queda ni culpa a los herejes que alimentan tamaños chanchos! Que los jinetes oscuros den curso a sus filosas espadas.

Basta de cínicos que acusan a otros de crueldad y sadismo por hablar la verdad. Dirigirán sus palabras a quienes puedan mentirles, pero recuerden que no se puede mentir a todos, todo el tiempo. Y encomiéndense a una buena causa, pues lejos están de ser mártires.

¡Basta de blasfemos!

Que se esfumen los del órgano sexual masculino más largo en la mente que en los pantalones y juntamente sean en el infierno las que les soban el ego y sus partes.

Filisteo santificador de la fiesta de fin de año de la empresa: Ojalá combustiones espontáneamente y no haya nadie cerca de la impresora que te socorra. El fuego purifica.

Que muteen quienes dan sanos consejos para sacárselos de encima y cumplir con la obligación moral.
Yo les eximo de culpa y cargo. Yo los relevo.

Y si nada de esto pudiera pedir, me conformo con hacer desaparecer ese parlante en el que suena cumbia y reggaetón en un loop interminable de cuatro temas.

Me la pasé todo el año llenando expectativas. Y nunca soy lo suficientemente buena, ni linda, ni graciosa. ¡Qué pena con ustedes!

Necesito vacaciones.

Anuncios